El agua al entrenar

Durante la actividad física los músculos trabajan y se produce un creciente calor que hace aumentar la temperatura corporal. La eliminación de ese calor se hace a través de la evaporación, mediante el sistema sudoral. Pero cuando el ejercicio físico es prolongado y continuado, la eliminación del calor corporal mediante el sudor puede llevarnos a una progresiva deshidratación, por lo que es importante reponer líquidos.

si durante un entrenamiento fuerte nos detenemos y no nos hidratamos adecuadamente, la deshidratación aumenta de forma progresiva y aparecen sus efectos. Esos efectos en nuestro organismo son, entre otros, una disminución del rendimiento, dolor muscular, dolor de cabeza, náuseas e incluso pérdida de conciencia.

Aunque la consecuencia más grave es el golpe de calor, donde la hidratación es una urgencia, pues, puede estar incluso en juego la vida del deportista o de la persona que haga ejercicio. El agua sería suficiente para hidratarnos durante los ejercicios cortos, de hasta 45 minutos. Pero a partir de ese tiempo, es necesario ya un aporte añadido de hidratos de carbono y los más sencillos serían zumos de frutas, aunque en estos ejercicios largos el agua también es necesaria durante los mismos.

No comments
Share:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.